domingo, 10 de febrero de 2019

El olvido es la falsificación del pasado

Hace unos días Carles Francino y Elvira Lindo entrevistaban en el programa La Ventana de la Cadena SER  a Mercedes Hernández, Presidenta de la Asociación de Mujeres de Guatemala, que relataba cómo en su país han realizado una importante tarea de denuncia de las atrocidades de la dictadura y de dignificación de las víctimas. Reflexionando sobre las trabas que en España se han puesto y se siguen poniendo a la recuperación de la Memoria Histórica dejó una frase que me impactó: "El olvido es la falsificación del pasado". Creo que puedo asegurar que todos los que colaboramos y los que reciben  con agrado los ejemplares de nuestros boletines anuales (los caixigos que van formando un gran Caixigar de papel) podríamos suscribir esta afirmación. No queremos y no podemos olvidar  porque sólo sobre  la presencia del pasado en nuestra vida podremos sustentar un  futuro mejor. Al fin y al cabo cada generación  es un eslabón imprescindible para conformar  la cadena de la Historia.

 En esta línea de recuperación de la memoria, hace tiempo que me rondaba la idea de recoger algunos episodios de  la década de los cuarenta del pasado siglo, cuando a las penurias propias de la posguerra y la dictadura imperante (miseria, racionamiento, represión, falta de libertades...) se sumó por estos lares la presencia intimidatoria de grupos de guerrilleros antifranquistas (maquis). Ha sido una ardua tarea porque el impacto de aquella tormenta (palabra tomada en préstamo de las referencias literarias) en el espíritu de los testigos fue tan profundo que todavía hoy cuesta recabar testimonios. La mayoría de los que lo vivieron directamente ya se nos han marchado y los que aún quedan vivos eran muy jóvenes, prácticamente niños, pero siguen llevando marcadas en su espíritu las consignas de silencio, dolor, miedo o incluso, vergüenza para hablar.  A pesar de todo, con la colaboración de unos pocos se han podido recoger pequeños episodios, casi anecdóticos  a los que  dar cierta coherencia en el contexto histórico español y mundial, con la pretensión de condensar la información en un artículo para un próximo número de la revista El Caixigar.

Sin embargo esa pretendida "condensación" abarca tal número de páginas que se ha erigido en un único y  monográfico número de la revista que próximamente estará a disposición de las personas interesadas. Y digo esto último porque esta vez no se va a distribuir gratuitamente entre los socios de la Asociación Cultural Castillo de Troncedo como en otras ocasiones. Dado el  carácter extraordinario de esta edición y su no inclusión en los presupuestos anuales la distribución se realizará a demanda. Eso sí, con un precio especial para los socios y socias. 

Sin haberlo pretendido inicialmente, la aparición de este número extraordinario coincide con el 80º aniversario del exilio español. Por ello es una satisfacción pensar que  aunque sea con un sencillo y humilde documento local, también desde Troncedo contribuyamos al programa de actos de recuerdo y homenaje.

sábado, 2 de febrero de 2019

Matilde, hija de la emigración


El pasado 13 de enero falleció mi prima Matilde Lascorz Lacambra. Había nacido en 1932 así que en marzo próximo hubiera cumplido 87 años,. Pertenecía a la primera generación de hijos del masivo éxodo migratorio de los pueblos aragoneses a Cataluña. Sus padre, Antonio Lascorz, era originario de la aldea de Tricas (hoy engullida por el bosque)  y se había  criado en otro lugar de Sobrarbe que hoy también está abandonado e igualmente confundido entre la maleza,  Lacort. Su madre, Rosalía Lacambra, era de casa Albañil de Troncedo  y siendo prácticamente una niña fue a servir a Barcelona. Ambos se conocieron allí, en el Centro Aragonés de la ciudad condal, lugar de encuentro dominical para todos aquellos aragoneses desplazados a la urbe. Matilde y su madre  vivieron la guerra civil solas en una portería de l’Eixample pues Antonio había sido movilizado  al  frente y después, hecho prisionero. Por si fuera poco, un hermano de su madre, el tío Miguel, cansado de una guerra que no entendía ni encajaba con su bonhomía natural, abandonó la lucha en el fragor de la batalla del  Ebro y fue andando hasta Barcelona, donde Rosalía lo mantenía escondido en la portería. Fueron tiempos muy difíciles, en los que más de una vez madre e hija tuvieron que recurrir a robar algo de comer por las huertas de las afueras de la ciudad. Precisamente la última vez que la vi, tuvo fuerzas para dar un paseo por las inmediaciones de su casa, en el Paseo San Juan, llegando justo hasta la esquina donde a principios de siglo XX se levantó la fábrica de automóviles Elizalde, que durante la guerra fue colectivizada y destinada a la fabricación de bombas de aviación. Allí nos recordó el miedo pasado durante los bombardeos vividos muy de cerca pues su portería hacía esquina con la calle Córcega, justo en la acera de enfrente de la fábrica, objetivo de la armada italiana que colaboraba con Franco.

A pesar de todas estas vicisitudes, mis tíos se labraron una vida y pudieron dar un  buen porvenir a su hija. Ella fue la primera mujer de la familia que estudió y que tuvo una carrera profesional, un hito que no puedo dejar de reseñar por ser el eslabón familiar que conforma la cadena de conquistas en la emancipación de las mujeres españolas  en el pasado siglo. Primero ejerció de comadrona para pasar después al laboratorio del Hospital Sant Pau donde desarrolló una larga trayectoria como analista. Fue una mujer muy activa y jovial, “de buena encontrada” como decimos por estos lares, activa e interesada en la cultura, la actualidad y la política hasta el último día.

Cataluña le dio muchas oportunidades a esta parte de la familia emigrada pero ellos también le aportaron toda una vida de sacrificio, esfuerzo y amor por la tierra de acogida, un intercambio común a todos los miles de emigrantes de Aragón y de otros lugares de España, décadas de simbiosis entre las personas y los territorios que duele mucho apreciar cómo obvian muchos discursos simplistas en la actualidad. Matilde era muy catalana pero nunca olvidó de donde venía y ha vivido estos últimos tiempos con la inquietud y el enojo con el que toda persona lúcida y bien informada  como ella podrá comprender fácilmente.

Conocida y apreciada, me consta, por todos los de Troncedo que acabaron recalando en Barcelona y que, con frecuencia, visitaban a sus padres para charlar animadamente sobre los temas y las personas de estos lugares de Sobrarbe. De paso también, aprovechaban para pedir consejo al Dr. Cebolla como cariñosamente se conocía a mi tío Antonio, por su sabiduría autodidacta en temas de alimentación y medicina natural. Matilde nunca perdió  el vínculo con el pueblo, la casa y la familia de su madre.

Descanse en paz, mi querida prima a la que tengo que agradecer el descubrimiento de muchos lugares y experiencias en mi vida. No recuerdo ahora el momento preciso pero estoy segura que la primera vez que vi el mar, lo haría de su mano y el primer baño en aguas mediterráneas, eso sí que lo guardo en mi memoria,  también fue en su compañía.



No te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí. No duermo ahí.
Soy como mil vientos soplando.
Soy como un diamante en la nieve,
brillando.
Soy la luz del sol sobre el grano dorado.
Soy la lluvia gentil del otoño esperado
cuando despiertas en la tranquila mañana.
Soy la bandada de pájaros que trina.
Soy también las estrellas que titilan,
mientras cae la noche en tu ventana.
Por eso, no te acerques a mi tumba sollozando.
No estoy allí.
Yo no morí

Poema  que Matilde había enviado poco antes de Navidad a sus personas queridas. Una muestra de la lucidez y serenidad que mantuvo hasta el último suspiro.
Pilar C. Lacambra


sábado, 15 de diciembre de 2018

martes, 11 de diciembre de 2018

Un motivo más para acercarse a Aínsa en Navidad


Hasta el día 31 de enero se puede visitar en la Sala Geovisión del Castillo de Aínsa la exposición de las obras presentadas al XXV Certamen Fotográfico "Lucien Briet". En esta ocasión el tema giraba en torno a las fiestas y celebraciones de los pueblos de Sobrarbe, así que no podía faltar alguna imagen de Troncedo. Si os pasais por la exposición, quizá os encontréis con la  sorpresa de encontrar rostros y experiencias conocidas, incluso alguno/a puede llegar a reconocerse personalmente. 

Además, aunque los premios ya están concedidos, falta precisamente el que otorga el público, así que si nos lo proponemos igual llega algo hasta Troncedo. Aprovechad las visitas a Aínsa y no dejéis de acercaros por la sala.

Es igualmente una buena excusa para asomarse a ese magnífico balcón de la muralla del Castillo ...




jueves, 22 de noviembre de 2018

Los gurriones del Memorial de Torrero






El viernes ocho de junio de 2018 tuve la oportunidad de realizar una interesante y estremecedora visita por algunos lugares de nuestra memoria recuperada. Con la magnífica guía de Pilar Amador, profesora de Historia jubilada, y organizado por la Universidad Popular de Zaragoza el recorrido se desarrolló entre la cárcel de Torrero  y el cementerio del mismo nombre. El relato de  las múltiples vilezas que se sucedieron en estos escenarios desde aquel lejano viernes del 17 de julio de 1936  es tan necesario  como “voluntariamente” ignorado por las familias de las víctimas y perversamente ocultado por los verdugos, afirmaciones que dan para un tratado extenso pero en este artículo lo que quiero destacar es un detalle minúsculo de todo lo aprendido en la jornada. Se trata del grupo de pequeños pajaritos (gorriones) que se asoman al lugar donde concluyó la visita,  las aberturas en el cubo central del Memorial a las víctimas de la violencia franquista que el Ayuntamiento de Zaragoza erigió en su día en el antiguo aparcamiento del cementerio de Torrero, frente a las instalaciones del tanatorio.

El monumento se levanta muy cerca de la tapia donde fueron ejecutadas la mayoría de las 3.543 víctimas de la represión política entre 1936 y 1946, un listado que incluye personas de edades que van desde 13 a 78 años, la mayoría de la capital aragonesa, aunque las hay de otros 348 municipios. Es importante reseñar que su elevación contó con el  acuerdo unánime de todos los grupos políticos en sesión municipal de fecha 25 de septiembre de 2009 y que el Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova, y sus colaboradoras Angela Cenarro, Julita Cifuentes, Mª Pilar Maluenda y Mª Pilar Salomón  se encargaron de realizar un exhaustivo estudio para establecer la identidad y circunstancias de los represaliados. La obra se compone de 3.543 placas de acero galvanizado, una por cada una de las víctimas recuperadas con indicación de su nombre  (aunque 607 no han sido identificadas) que se ordenan alfabéticamente según el día, mes y año de fusilamiento, formando una espiral de 500 metros. La información procede de los libros de defunciones del registro civil, del propio registro del cementerio, de los expedientes de inscripción del Juzgado y de los archivos militares. Las anotaciones del fraile Gumersindo de Estella, capellán de la prisión y testigo de las ejecuciones, fueron de extraordinaria ayuda para el recuento elaborado. Pilar Amador, nuestra guía para la ocasión, destacó el importante testimonio de este sacerdote, encargado de confesar a los reos de muerte y que, horrorizado por los horrores  que tuvo que presenciar (valga más que nunca la redundancia), optó por llevar un diario con los detalles de las macabras madrugadas hasta que no pudo resistir más y pidió traslado. En opinión de esta historiadora, su papel es comparable al de Goya en  los Desastres de la Guerra, ambos fueron testigos presenciales nos recuerdan que “eso fue así, yo lo vi, no me lo han contado”. (Los diarios de Gumersindo de Estella así como el estudio de la Universidad están publicados por Mira Editores y se pueden conseguir fácilmente en el mercado).
El diseño del motivo ornamental del Memorial fue obra del equipo de arquitectos de Fernando Bayo y del escultor Miguel Angel Arrudi, que construyeron en el centro una estructura cúbica de chapa, de 4 metros y medio de alto . Este cubo supone el punto de partida de la espiral formada por las chapas metálicas que recuerdan a las víctimas y en él se puede leer la inscripción: "Recuérdalo tú y recuérdalo a otros", versos de un poema de Luis Cernuda. Según el escultor, el cubo "está pintado de color rojo porque simboliza la sangre, el sufrimiento y la pasión de todos los que representa este singular memorial".


La escultura, a su vez, aloja en diversos huecos y planos ( las ventanas a la libertad) una serie de gorriones de bronce a tamaño natural. Es precisamente este motivo el que me ha llevado a invitar a todos los lectores de El Gurrión a este doloroso paseo por nuestra memoria histórica. Los gorriones que se posan en los huecos del monumento fueron elegidos  como símbolo de la pequeñez y fragilidad de aquellas pobres víctimas que se vieron aplastadas por las botas militares y el fuego  de los fusiles. A su vez y, según el propio Arrudi, el conjunto crea una “sensación plástica y paisajista de gran impacto, la espiral transmite la violencia y la brutalidad de los hechos que se conmemoran”.
Entre los pasillos de la espiral que forman las interminables chapas crecen arbustos aromáticos: aliaga, enebro, romero, tomillo, lavanda, salvia, orégano, menta,... que en el momento de nuestra visita necesitaban urgentemente una poda y limpieza pues a causa de las abundantes aguas de la reciente primavera se habían extendido salvajemente. El monumento se consideró único  pues  “en él  las víctimas republicanas aparecen identificadas de forma individual por primera vez" según manifestó el Consejero de Urbanismo e Infraestructuras de la corporación municipal el día de su inauguración, el 27 de octubre de 2010. Añadió también que "no hay ningún ánimo revanchista en el Memorial y se realizó tras el acuerdo unánime de todos los grupos pues se trataba de reconocer la deuda moral que tenía la ciudad con las víctimas". Ese día fue una fecha de inmensa emoción para todos los asistentes, entre los que se contaba el entonces alcalde de Zaragoza, Juan Antonio Belloch, el presidente de Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, el de la Diputación Provincial, Javier Lambán, los alcaldes de algunas de las localidades de procedencia de las víctimas así como innumerables vecinos y familiares de los fallecidos. También asistió al acto Joan Manuel Serrat cuya madre,  como todos sabréis, procedía de Belchite.  La familia fue masacrada y ella, que era una niña,  la única superviviente que consiguió huir a pie, siguiendo las vías del tren y pudo llegar  a Barcelona donde se instaló.
Joan Manuel Serrat en la inauguración del Memorial

Termino esta breve mirada al pasado con unos tristes versos extraídos del "Díptico español", de LuisCernuda
 

La vida siempre obtiene
revancha contra quienes la negaron:
la historia de mi tierra fue actuada
por enemigos enconados de la vida.
El daño no es de ayer, ni tampoco de ahora,
sino de siempre. Por eso es hoy
la existencia española, llegada al paroxismo,
estúpida y cruel como su fiesta de los toros.

Un pueblo sin razón, adoctrinado desde antiguo
en creer que la razón de soberbia adolece
y ante el cual se grita impune:
muera la inteligencia, predestinado estaba
a acabar adorando las cadenas
y que ese culto obsceno le trajese
adonde hoy le vemos: en cadenas,
sin alegría, libertad ni pensamiento.

Si yo soy español, lo soy
a la manera de aquellos que no pueden
ser otra cosa: y entre todas las cargas
que, al nacer yo, el destino pusiera
sobre mí, ha sido ésa la más dura.
No he cambiado de tierra,
porque no es posible a quien su lengua une,
hasta la muerte, al menester de poesía.



Fuentes:

- FRANCO, Marta: "Cientos de personas homenajean a las víctimas del franquismo", El Periódico de Aragón, 28 de octubre de 2010


(Artículo  de Pilar Ciutad publicado en la revista El Gurrión, nº 153 (noviembre 2018)

La revista El Gurrión puede descargarse digitalmente en este enlace

martes, 25 de septiembre de 2018

El Festival En Clave de Aragón en Muro de Roda

El tema de la despoblación del interior peninsular ha saltado desde hace un tiempo a los titulares de los medios; seguramente a ello ha contribuido de manera importante el magnífico ensayo La España vacía de Sergio del Molino del que nos hicimos eco en su día. Este problema ya lo conocíamos y sufríamos  de largo por estos lares pero también es verdad que últimamente  se van poniendo en marcha  iniciativas públicas y privadas para paliar sus efectos y la consumación del desastre. Entre las últimas se enmarca el festival En Clave de Aragón que en su segunda edición hizo revivir y poner en valor el magnífico conjunto fortificado de Muro de Roda, un verdadero ejemplar de tenencia medieval "fosilizada" en palabras de José Luis Acín,  director de los procesos de restauración realizados en el lugar, quien comparó el valor histórico y patrimonial del recinto con el mismísimo castillo de Loarre, salvando las distancias en cuanto a la monumentalidad de uno y otro.

En la retina de los troncedanos está bien grabada la silueta de Muro, forma parte del skyline con el que nos recreamos cada atardecer mientras mantenemos animadas tertulias en la terraza del bar, algo que también podrían decir los habitantes de Muro en su día y ahora si los hubiera. Precisamente en el recorrido guiado por el cinturón interior de la muralla,  José Luis Acín hizo hincapié en el vasto territorio que controlaba el recinto y las fortalezas con las que se comunica, invitándonos varias veces a distinguir la localización de Troncedo.








Pues bien, como decíamos, el Festival En Clave, promovido por el periodista y comunicador Arturo Gastón, pretende enfocar la mirada a los despoblados aragoneses, haciendo que los veamos desde una perspectiva lúdica y cultural, devolviendo la vida aunque sólo sea por un día a estos lugares emblemáticos. Si la primera edición en Septiembre del año pasado en Samitier fue un éxito, no lo ha sido menos la jornada del pasado domingo en Muro de Roda.



En la iglesia de la Asunción, nos pudimos deleitar con la música de Bach interpretada por un cuarteto de jóvenes alumnos del Conservatorio de Música de Aragón así como con la actuación de la Coral de Sobrarbe. Todo ello unido a otras muestras teatrales, la comida, los puestos de venta de productos del territorio y el espléndido día que el cielo nos brindó, hicieron de la jornada una auténtica fiesta.


Podéis apreciar lo bien que sonaba la Coral en el marco de la hermosa iglesia de Muro en el vídeo que se adjunta. No me preguntéis por qué sale la imagen girada, para mí es un misterio insondable pues aseguro que lo grabé y lo he subido a las redes en la posición correcta pero por alguna razón se ha dado la vuelta. De todas maneras, lo inserto porque lo que cuenta en este caso es el sonido y si algún amable lector/a sabe cómo solucionar este asunto que se ponga en contacto conmigo. Gracias,




lunes, 3 de septiembre de 2018

Contrastes



Entramos en septiembre y por mucho que el calendario diga que el verano continúa, el paisaje va tímidamente cambiando de color. Pronto veremos cómo los verdes exuberantes de una primavera y unos inicios de verano excepcionalmente lluviosos van cediendo paso a los amarillos, ocres y rojizos que hacen del otoño una de las estampas más hermosas del año. Pero no es sólo el paisaje vegetal el que cambia, lo grave es que también lo hace el humano. Comparemos la imagen que inaugura esta entrada con la que cerraba la amorosa entrada anterior y podremos sentir el silencio que se ha adueñado de las calles en las que hace unos días correteaban ninones y ninonas. Un silencio venerado por quienes huyen de ajetreos urbanos pero que tanto pesa para los pocos que viven permanentemente en estos lugares.

Al margen de lo que debamos exigir a las instituciones, los más interesados, nosotros, algo tendremos que poner de  nuestro ingenio y esfuerzo para revertir el proceso y conseguir que la vida ocupe estas calles y estas casas en los días de verano, de primavera, de otoño y de … INVIERNO.

El ricino, una de las plantas que guarda su esplendor para el otoño

Última hora: Nos hemos enterado de que hay una oferta de venta de un inmueble en el pueblo que podría servir para abrir nuevas oportunidades... Ojalá


domingo, 2 de septiembre de 2018

Una carta de amor

  Sólo hace dos días que hemos tenido la noticia de que un  nuevo miembro ha llegado a casa Mariñosa. Todos nos hemos alegrado con la buena nueva y la certeza de que madre e hijo están perfectamente pero, antes de tener ocasión de obsequiar al recién nacido y a sus felices padres, ha sido Gabi, la mamá   quien nos sorprende con un regalo.  Uno de los mejores, de aquellos que se ofrecen desde el corazón. Una carta de amor a Troncedo que nos toca a todos.

   Gracias infinitas, Gabi, por estas bellas palabras. Bienvenido al mundo, Giuseppe, estamos deseando verte por aquí y muchas felicidades a Raúl. Parabéns para toda la familia.

En septiembre de 2014 conocí Troncedo, aún salía con Raúl (aunque ya estábamos prometidos para ser sinceros), vinimos a conocer Barcelona y tuve la oportunidad de pisar allí, llegué desprevenida y desde el primer momento, con lo visual que soy, ¡la belleza del lugar con casas de piedra me cautivó!
No, en Brasil no existe el concepto de pueblo, somos un país joven, ni mucha historia conseguimos crear todavía, además, por ser tan poblado, o encontramos alguna casa perdida y mal cuidada por la montaña, o ya se encuentra en una ciudad directamente.
En aquel momento fui viendo, a pesar de ni siquiera entender el castellano en aquella época, que había algo más que belleza, que había magia.
Me sentí más que bien recibida por la familia Mariñosa. Aquel día conocí a Quino, Jovi, Carlos, Diego y Dora. Tras llenarme de comida y buenas intenciones subimos al bar. Qué vista tan espectacular y qué gente tan simpática, pensé, aún sin entender demasiado sentí la vibración positiva.
Desde entonces digo que Troncedo tiene la puesta de sol más bonita que conozco, el árbol de la vida y de los deseos -la higuera que hay en frente de casa Mariñosa-, la familia más amable que yo conocí -que nunca juzga ni pierde el tiempo hablando de otros-, y los vecinos más familiares que existen.
Ir a Troncedo es como ir a otro planeta. La sintonía cambia, las personas se conectan. Cuando hay fiesta es impresionante. Me siento en una sinfonía de Beethoven de lo bien que las cosas fluyen con los preparativos. Todos viven en comunidad y se ayudan, algo que yo nunca he visto, ni de lejos, ni en películas.
Todos se paran para preguntar cómo estás y todos arriman el hombro en proyectos para el pueblo, siempre pensando en la recompensa: cuidar las tradiciones, el entorno y aprovechar el momento.
Cada viaje es un aprendizado. No quiero citar nombres en particular porque los admiro a todos. Incluso, muchas veces, sin recordarlos todos, sé quién es quien y guardo todo lo que conversamos e intercambiamos en el corazón.
La experiencia más épica que yo he vivido hasta día de hoy: ha sido en agosto de 2018 cuando vi el resultado del ‘banco de Joseré de Mariñosa’. Sí, los vecinos se juntaron una vez más para construir algo más que un banco, una espectacular grada con un precioso banco de madera en homenaje a mi dulce suegro querido por todos. Cada semana, poco a poco, fueron construyendo con amor aquel maravilloso lugar en el que tuvimos la oportunidad de sentarnos con la familia. ‘El prado y tu presencia en el horizonte...’ dice la placa que le pusieron, ¡emocionante!
Deseo larga vida a Troncedo y a sus raíces, deseo larga vida a Casa Mariñosa. Que las próximas generaciones entiendan el valor de compartir genuinamente y lo cuiden con el mismo cariño que vemos ahora en ese lugar encantado donde el tiempo, o la falta de él, no existe ni nos preocupa.
Gracias Raúl por mostrarme ese paraíso e por hacerme parte de la familia Mariñosa contigo, ¡me siento bendecida! ¡Que Giuseppe vibre igual que lo hace Ciccio cuando se da cuenta que está yendo al pueblo! ¡Te amo!
Gabi



martes, 14 de agosto de 2018

El banco amigo

El prado y tu presencia en el horizonte ... 


Las fiestas de este año concluyeron el pasado domingo con un acto especialmente emotivo. Se trataba de la inauguración oficial del banco dedicado a José de Mariñosa; el "banco amigo" como lo llama su hermana Maribel y también el "banco para contar historias de Troncedo", destino que le adjudica su hijo Raúl.  Aunque la tormenta impidió a la ronda cantar las canciones preparadas en el lugar y hubo que desplazarse al salón social para estar a cubierto, el sentido del momento no perdió emoción y el homenaje al amigo incluyó también el recuerdo a todas las personas a quienes echamos  tanto en falta...

(vídeo Mª Jesús Agustín)






Estas fiestas de Troncedo
no puede acabar la Ronda
sin dedicar unos versos 
a José de Mariñosa.

Sigues en nuestro recuerdo
como fuiste siempre en vida,
grande, fuerte, alegre y noble,
generoso y optimista.

Troncedo nunca se olvida
de su historia y de su gente
y no ahorramos en esfuerzos
para tenerlos presentes.

Hemos pintado fachadas,
hemos fabricado un banco
y escondemos las basuras
p'hacer el pueblo más guapo.

Lo importante no es el banco,
con todo el montón de piedras.
Es un grupo troncedano
luchando por una idea.

Despedimos esta ronda
pensando en seres queridos
pa' que todo siga igual
aunque nada sea lo mismo.

         Afortunadamente, el lunes salió el sol, y Ruth Mariñosa, sus tías Maribel y Rosario y su prima Cristina pudieron concluir el acto de inauguración.







domingo, 29 de julio de 2018

Recomendaciones lectoras





Recomendaciones de lectura en las que tiene tanta importancia lo que se lee como DÓNDE se lee. Y es que no se me ocurre mejor sitio para leer  estos dos libros que hablan del paisaje de montañas que nos rodea y también de la historia de las gentes que por ellas caminaron no hace tantos años. Una memoria que debemos recuperar, que no puede caer en el olvido. Es el mínimo acto de justicia obligado para quienes dieron su vida por mejorar la nuestra y que en el último momento les quedó la duda de si su sacrificio había resultado inútil. “La tormenta que pasa y se repliega de Irene Abad Buil y José A. Angulo nos cuenta las andanzas de los maquis por el Sobrarbe y, con mucha concreción, en La Fueva. “Pirenaica”, una colección de catorce crónicas de rutas ciclistas por la cordillera en las que su autor, Ander Izagirre, combina deliciosamente de nuevo los paisajes con  los relatos en los que se cuentan los sufrimientos de los esclavos del franquismo que construyeron las más enrevesadas carreteras de montaña así como leyendas, curiosidades y multitud de anécdotas de estos territorios.

Pero volviendo al principio, éstas recomendables lecturas conseguirán fundir intelecto, corazón y sensaciones si las hacemos sentados en el pequeño gran homenaje que acaba de surgir en nuestro pueblo (eligiendo bien la hora según la estación del año).  Ese banco que con tanto sentimiento y voluntad un grupo de amigos ha levantado en recuerdo del que, pronto hará un año, se fue sin tiempo para compartir tantas cosas que quedaban pendientes … De alguna manera, este rincón mantendrá esa presencia añorada.  

miércoles, 25 de julio de 2018

Fiestas Mayores 2018

El verano sigue su curso y el calor se va consolidando. Se acerca agosto y otra vez estaremos de fiesta. Aquí tenemos el programa de este año pero ... estad atentos a las informaciones que van llegando porque quizás se incorpore a última hora alguna sorpresa...


viernes, 20 de julio de 2018

¿Una nueva casa en Troncedo?







Por razones varias, Troncedo es un pueblo que ha sabido conservar bastante bien la arquitectura popular de piedra de la zona. Como ya se ha señalado en múltiples ocasiones, la resistencia numantina de tres casas (Baile, Soltero y Mariñosa) a abandonar el pueblo en los críticos años sesenta y setenta del siglo pasado favoreció que en las décadas siguientes, muchos de los vecinos que se habían ido, volvieran la vista a las casas familiares y acometieran, sin directriz normativa alguna pero con gusto por la tradición, la rehabilitación de las mismas. Así es como en la actualidad,  los visitantes se sorprenden por la armonía de las construcciones en piedra. Son muy pocas las paredes que no muestran este material. Una de ellas era precisamente la fachada posterior de la ampliación que se hizo hace un tiempo en el local social de la localidad para dotarlo de una cocina y un almacén comunitario. Y decimos "era" porque, como resultado de una iniciativa que la Asociación Cultural propuso hace un par de años, esta pared ha cambiado totalmente su fisonomía. El cambio es debido a la intervención artística de dos jóvenes recién graduados en Bellas Artes, Manuel Fernández (descendiente de la localidad) y su amigo Daniel Vera (de Monzón) que en los primeros días de este mes de julio han realizado un trampantojo sobre la pared, transformándola en prácticamente una casa más del pueblo. Esta misma mañana, sin ir más lejos, un visitante la ha confundido en este sentido. Felicidades a Dani y Manuel, que han conseguido este bello efecto en la que era su primera obra muralista. Y no nos olvidamos de Antonio Fernández, padre de Manuel, que ha estado asesorando a la pareja de jóvenes artistas.



lunes, 25 de junio de 2018

XVI Jornada Cultural I


Siempre he querido saber quién soy,
de dónde vengo y a dónde voy.
Cruzando río, mar y monte,
buscando un fin en el horizonte.
Jinete blanco, peregrino,
cabalgando a su destino ...

Estos hermosos versos y muchas otras canciones de Claude Marti se escucharon mientras todavía reverberaban los ecos de la Ronda de Boltaña entre las calles de Troncedo. Una Jornada muy completa de la que más adelante haremos una reseña más completa... 


miércoles, 6 de junio de 2018

XVI Jornada Cultural

Si tradicionalmente la Noche de San Juan es la más festiva y mágica del año ...
¿Qué no será este año?



¡¡¡Nos vemos en Troncedo!!!

sábado, 21 de abril de 2018

Proyectos en marcha




El mes de abril va pasando adelante, la temporada de lluvias parece que nos da tregua y la remolona primavera se instala definitivamente. Es tiempo para preparar huertos y empujar los proyectos que se trazaron en el otoño e invierno pasado. Precisamente en estos días una pequeña brigada voluntaria ha dado uno de esos empujones al mirador que será un memorial dedicado a nuestro vecino y amigo recién fallecido, José Mariñosa. Poco a poco, este pequeño homenaje va tomando forma  y esperamos poder anunciar cuanto antes su finalización. Mientras tanto, recordamos que en el salón social del pueblo hay una caja en la que los que así lo deseen pueden depositar una pequeña contribución económica para los gastos.



Por otro lado, recordamos que también está ya en preparación el número 15 de El Caixigar. Así que animamos a todos y todas a que nos hagáis llegar las colaboraciones que estiméis oportunas.

¡Que no se quede  ninguna historia grande o pequeña  por contar!

jueves, 19 de abril de 2018

XIII ruta senderista de La Fueva

¡Animo, andarines!

Para el puente festivo que se avecina a finales de mes ya está programada la ruta senderista de este año. Una vez completado el circuito fovano, abrimos el campo y nos salimos de La Fueva para recorrer antiguas rutas comerciales por los valles del entorno. En el cartel tenéis la información al respecto.

de

domingo, 25 de marzo de 2018

Un plan muy cálido para la Semana que viene

La Asociación Cultural Castillo de Troncedo ha organizado un programa variado e interesante para las jornadas festivas que se avecinan. Si alguien se está replanteando subir por estos lares por miedo al frío y las nieves (ayer mismo volvió a caer una buena nevadica) que considere que no le va a faltar el calor de vecinos y amigos en los muchos momentos de encuentro que nos esperan.


VIERNES, 30 DE MARZO:

v 9 h: EXCURSIÓN A LAS CUEVAS DE TRONCEDO PEÑA FORADADA Y PEÑA    VENTOLANA. Nos acompañará la arqueóloga Amor Olomí.
v 12.30 h: CONFERENCIA CON POWERPOINT a cargo de la misma arqueóloga.
v 19 h: DOCUMENTAL:  “EL CAMINO DE SAN ÚRBEZ” de Eduardo de la Cruz.

SÁBADO, 31 DE MARZO:

v 9 h: JORNADA MEDIOAMBIENTAL.
v 20h: DEGUSTACIÓN DE TAPAS preparadas por socios y socias, que tendrá lugar, como siempre, en el salón.



domingo, 18 de marzo de 2018

Año de nieves ...




Si se cumple aquello de que "año de nieves, año de bienes", fijo que nos va a  tocar la lotería. Aunque la mejor de todas ya nos ha llegado con estas abundantes nevadas que nos animan a pensar que no todo está perdido y que la naturaleza puede llegar a imponerse y conseguir que las estaciones y sus ciclos sean lo que tienen que ser.  Además con el regalo añadido de unas estampas maravillosas. Estas últimas, de hoy mismo, nos las han hecho llegar Juan Carlos Taylor y Jovita. Gracias







martes, 27 de febrero de 2018

La fovana puede el doble. ¡Consigue tu chapa!


¡¡¡Consigue tu chapa!!!


Quien visitara Troncedo el sábado 17 de febrero tuvo ocasión de  compartir con nosotros la alegría y animación de la jornada carnavalera y comprobar cómo muchas de las mujeres del lugar quisimos aprovechar la ocasión para hacer un guiño solidario a la ola feminista que está avanzando por el mundo en defensa de los derechos de la mujer y en contra de la brecha salarial y la violencia generada por los patrones machistas. Nuestro gesto consistió en disfrazarnos de uno de los iconos feministas más conocidos, tal y  como ya hemos explicado en un artículo previo. El disfraz lo complementamos con chapas y pegatinas de una versión del póster de Rosie la Remachadora dibujada por una troncedana. Muchas personas os interesastéis por conseguirlas y, aunque en ese momento no teníamos más, ahora las hemos hecho y podemos facilitarlas a quien las desee. 

Pero queremos también explicar ese lema de "La fovana puede el doble" frente al "We can do it" del original. 

¿Por qué nos mostramos tan pretenciosas?  Es de sobras conocido que la capacidad de las mujeres para el trabajo es la misma que la del hombre cuando a la sociedad le interesa, como ocurrió sin ir más lejos con las Rosies durante la II Guerra Mundial, pero es discutida e incluso prohibida en épocas y lugares en donde  esa misma sociedad patriarcal no reconoce su derecho a la igualdad. Si nos fijamos en las mujeres de nuestro entorno, las fovanas, han tenido que superar más dificultades que otras para desarrollar sus capacidades profesionales y personales. Para empezar, no han tenido facilidad de medios y comunicaciones y no tienen los centros de formación a mano. Quien más, quien menos, se ha visto obligada a desplazarse (en muchos casos de forma definitiva) para conseguir sus objetivos, con toda la carga económica y emocional que ello conlleva. Casi todas se han visto obligadas a buscar desde bien jóvenes, trabajos y actividades que les aportaran algo de dinero para sufragar estudios y alojamientos y, por supuesto, ayudar en los trabajos de casa siempre que volvían al pueblo. Eso, referido a los últimos tiempos, a "los fáciles"; si nos remontamos a las generaciones  de nuestras madres, abuelas ... sabemos del gran esfuerzo y sacrificio que ellas tuvieron que desarrollar en sus existencias, pues además de los trabajos propios de su género, la crianza, el cuidado de la familia y las labores del hogar,  en estas casas de por aquí también tenían que compartir faenas del campo así como ocuparse de los animales. Y todo ello sin ningún reconocimiento social, ni siquiera tenían derecho a heredar los patrimonios aunque fueran las primogénitas, salvo en algunos casos excepcionales y siempre por interés de la continuidad del sistema. Estas realidades son las que nos han llevado  a introducir este eslogan de La Fovana puede el doble .

Cierto es que, por desgracia, no han sido las únicas mujeres sometidas a esta injusta distribución de roles añadida a las adversidades del medio en el que les tocó vivir y que todavía hay muchas mujeres en muchos lugares  del mundo que las siguen sufriendo y que tienen que esforzarse el doble y más que sus compañeros varones para acceder a los mismos puestos. Ese es uno de los grandes problemas de la humanidad, la injusticia con la mitad de su población. Y esos son los motivos que llevan a colectivos feministas de todo el mundo a convocar la gran movilización del próximo 8 de marzo para decir ¡Basta!. Por nosotras y por ellas.

Si vas a participar y solidarizarte con la Huelga del #8M y quieres lucir tu chapa de fovana, el domingo 4 de marzo, tendremos ejemplares a disposición de todas las personas interesadas en el bar de Troncedo a la hora del vermú (una buena excusa para disfrutar del paisaje) o puedes pedirlo en la dirección electrónica troncedana@gmail.com, apuntando un teléfono móvil al que poder llamar para ponernos de acuerdo en la entrega. 


1chapa+1pegatina, 1 € // 4 pegatinas, 1 €